El subconsciente tiene  vida por si misma, esta siempre moviéndose de acorde a la armonía, salud y paz que reinan en el Universo
El subconsciente tiene  vida por si misma, esta siempre moviéndose de acorde a la armonía, salud y paz que reinan en el Universo
Medicina Holistica y del Alma
     Medicina Holistica y del Alma   

 

                     Medicina China

 

La sanación Energética es una de las prácticas más antiguas conocidas en el mundo de hoy. Y desde  hace 4000 años A.C., los curanderos han comprendido que nuestra salud depende en gran manera de la calidad de energía que circula y conforma nuestros cuerpos. En la medicina china, esa energía es llamada “Ki” o “Chi”.

 

 En la Antigua India o Medicina Ayurvédica, esta energía es llamada “Prana”. Los desequilibrios de esta parte de nuestra existencia pueden afectar profundamente nuestra salud física y mental. 

 

La teoría de los meridianos es un misterio para la ciencia. ¿Cómo descubrió la medicina china los meridianos? ¿Cuál es la función de los meridianos? ¿Qué nos dicen los estudios recientes sobre los meridianos?

La teoría de los meridianos tiene una larga historia y se ha desarrollado continuamente en el ejercicio de la medicina china clásica. Hace 2.000 años, el Canon Interno del Emperador Amarillo (Huangdi Neijing 黃帝內經) había registrado de manera sistemática la posición de los meridianos.

La medicina china cree que los meridianos son los que tienen acceso al Ki (chi) del cuerpo. Los meridianos están unidos a las vísceras y se extienden por todo el cuerpo.

El sistema de meridianos ha jugado un papel importante en la fisiología, la patología y la prevención de enfermedades. Antiguos científicos médicos chinos creían que la vida es parte del universo, y que debería mantenerse una relación armoniosa  entre el cielo y todas las cosas en la tierra.

Este punto de vista guió la antigua medicina china y estaba estrechamente relacionado con la física, la astronomía, la geografía y la filosofía. Por otro lado, la medicina moderna es incapaz de entender los meridianos.

Muchos expresan dudas sobre la existencia de los meridianos del KI. De hecho, todas las personas tienen meridianos, y aunque no se pueden ver o tocar, bajo ciertas condiciones pueden ser detectados. Científicos chinos han encontrado que alrededor del 1 % de la población tiene sensibilidad en los meridianos.

Los científicos chinos han puesto a prueba la objetividad del sistema de meridianos utilizando experimentos científicos modernos. Un científico de la Academia China de Ciencias ideó un instrumento muy sensible y encontró que los meridianos existen en la forma de líneas que dan luminiscencia. Ellos emiten 2,5 veces más fotones que los puntos no meridianos en el cuerpo.

 

 

 El sistema energético humano, que contiene múltiples subsistemas, como órganos, tejidos y células, y forma parte de múltiples supersistemas, como el medioambiental, el ecológico, el planetario y el solar, comparte los mismos elementos y energías básicos que constituyen todo el universo, y la salud humana depende exclusivamente del grado en el cual este sistema funcione en resonante sincronía con todos sus subsistemas y supersistemas.

 

 Para seguir funcionando, todos los sistemas energéticos tienen que alcanzar un estado de equilibrio entre lo que entra y lo que sale. Según el paradigma taoísta de los Tres Poderes (el Cielo, la Tierra y la Humanidad), el sistema energético humano se encuentra a mitad de camino entre las fuerzas del cosmos (el Cielo) y las fuerzas de la naturaleza (la Tierra), asimila energías de ambas fuentes y las transforma en los tipos de energía que el organismo humano requiere. Arriba, el cuerpo humano actúa como superconductor de las sutiles ondas energéticas del Cielo que caen constantemente sobre nuestra cabeza desde lo alto, convirtiéndolas en pulsaciones de energía electromagnética que el organismo humano puede utilizar.

 

 Abajo, el cuerpo extrae y asimila las energías elementales de la Tierra, contenidas en los alimentos, los fluidos, las hierbas medicinales y el aire, las transforma y las perfecciona, convirtiéndolas en las energías orgánicas básicas que el organismo humano necesita. Cuanto más eficaz sea el organismo.

 

LA DINÁMICA DEL YIN Y EL YANG

 

La energía humana es una fuerza electromagnética que funciona en virtud de su polaridad dinámica. En la tradición china, esta polaridad, que se manifiesta en todo el universo material, se denomina «el Gran Principio del Yin y el Yang», y explica la polaridad de todos los hechos y fenómenos, desde el macrocosmos galáctico y el planetario hasta el microcosmos orgánico, el celular y el molecular del sistema energético humano.

Debido a la polaridad del yin y el yang, la energía humana, como todas las fuerzas naturales, siempre se está moviendo, está en constante transformación, permanentemente activa. Es importante tener en cuenta que el yin y el yang no son dos tipos diferentes de energía, sino cualidades opuestas y complementarias de las mismas energías básicas.

 

Los términos yin y yang, que aparecieron por primera vez en el Libro de las mutaciones o I Ching alrededor del año 1250 a.C., en un principio significaban «el lado de sombra de una montaña» y «el lado de sol de una montaña», respectivamente, indicando que no son más que los lados opuestos de la misma moneda. Esta definición no sólo refleja la polaridad básica del yin y el yang, sino que también indica su capacidad para transmutarse el uno en el otro, porque así como a medida que el sol (es decir, la energía) se desplaza por el cielo, el lado de sombra de la montaña se va llenando de sol y el lado de sol va quedando en la sombra, del mismo modo el agua (yin) se transforma en su propio contrario, el vapor (yang), cuando queda expuesta a la energía del fuego, del calor. Como afirma el I Ching: «La interacción del yin y el yang se denomina “el Camino” [Tao], y el proceso creativo resultante se llama “mutación”». Por lo tanto, toda creación y todo cambio responden a la polaridad dinámica del yin y el yang, que son propiedades de la energía activa, no de la materia estática.

 

El yin y el yang manifiestan su polaridad complementaria en todos los aspectos del organismo humano (véase el cuadro 1). Hay órganos yin funcionalmente acoplados por la energía con órganos yang, energías «calientes» y «frías», energías que se expanden y que se contraen, energías «malignas» (que producen enfermedades) y energías «verdaderas» (curativas). La parte anterior del cuerpo es yin con respecto al dorso, que es yang; la superficie externa es yang, en contraste con el yin del interior; El pH ácido es yang, mientras que el alcalino es yin, y así sucesivamente. De este modo, la naturaleza esencial del yin y el yang es la polaridad complementaria, su relación esencial es de interacción constante y mutua transformación, y el equilibrio dinámico entre ambos determina el estado de salud de la totalidad y de cada una de las partes que la componen. La filosofía china menciona cinco leyes básicas que determinan el funcionamiento del Gran Principio del Yin y el Yang en la naturaleza y en todo el cosmos, y la medicina china aplica los mismos principios al universo microcósmico que existe dentro del sistema energético humano.

Los cinco elementos

 

Medicina Holística y del Alma 

 

Puedes utilizar el formulario para consultar

Medicina Holistica y del Alma en redes sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Medicina Holistica y del Alma